Home / Destacados / Contra los poetas: El Amor nació en una borrachera

Contra los poetas: El Amor nació en una borrachera

Foto: Internet

Nadie piense que los inmortales dioses no fiestean y que entre ellos no hay erotismo, acostones e hijos no deseados. Así como nosotros, ellos también se meten con todos y todas, siempre y cuando las ocasiones les resulten  favorables. De las crudas ni hablemos, ya será en otra ocasión.

Es por eso que este mes de febrero es interesante más allá del mercantilismo, la publicidad, mercadotecnia, globos, regalos, flores, cursilerías y todo lo que quieran agregar. Es divertido porque hace mención a un concepto muy abstracto y que al mismo tiempo resalta emociones: el Amor (así con mayúscula, ya veremos por qué).

Resulta que el nacimiento de este personaje es resultado de una borrachera, de una larga juerga entre dioses.

Este relato del nacimiento del Amor (o Eros) es contado en otro de los hermosos libros de Platón, en El Banquete. No entraré en detalles filosóficos para no aburrirlos, sólo me limitaré a transcribir ese bello pasaje. Y cosa rara, también este mito fue relatado durante una borrachera. Entre los contertulios estaban varios filósofos y poetas (¡bueno!). Y uno de ellos, el médico Erixímaco, ya ebrio, comienza a preguntarles a los ahí tundidos por qué no hay himnos, canciones o poemas escritos en honor a Eros, dios del Amor.  ¡Tan descuidado ha estado tan importante Dios! Y agrega que “en consecuencia, deseo, por un lado, ofrecerle mi contribución y hacerle un favor, y, por otro, creo que es oportuno en esta ocasión que nosotros, los presentes, honremos a este Dios”.

Aquí aplicaría el tan socorrido: “aguanta, estamos chupando tranquilos”. Pero como el ambiente ya estaba prendido, todos dijeron que sí, que era hora de ofrecer libaciones y discursos a tan olvidado personaje. En una de tantas, el buen Sócrates lanza al ruedo a Fedro para que hable, “comience, pues, Fedro con buena fortuna y haga su encomio de Eros”. En resumen, Fedro trató de explicar que  al morir por otro están decididos únicamente los amantes, no sólo los hombres, sino también las mujeres y que  de entre los dioses, el más antiguo, el más venerable y el más eficaz para asistir a los hombres, vivos y muertos, en la adquisición de virtud y felicidad, es Eros. Pero no cuenta cómo nació este Dios.

No sabemos aún en qué grado de embriaguez estaban todos esos oradores. Pero a decir de lo ahí narrado por Platón, estos ya llevaban varios días, es decir, traían la cruda y querían seguir la fiesta.

Sin perder la lucidez, relatan que cuando nació Afrodita, los dioses celebraron un banquete. Entre los invitados estaba Poros, deidad de la abundancia y que había terminado embriagado de néctar, pues aún no había vino. Luego de eso, para bajarse la peda, entró en el jardín de Zeus y, entorpecido por la embriaguez, se durmió. Después que terminaron de comer, vino a mendigar Penia, la pobreza, y como era de esperar en una ocasión festiva, estaba cerca de la puerta. Entonces Penia, impulsada por su carencia de recursos, quiso hacerse un hijo de Poros, se acostó a su lado y concibió a Eros.

Por esta razón, Eros es también acompañante y escudero de Afrodita, al ser engendrado en la fiesta del nacimiento de esta diosa y al ser, a la vez, por naturaleza un amante de lo bello, porque sin duda Afrodita es bella. De manera que al ser hijo de Poros y Penia, Eros se ha quedado con las estas características: en primer lugar, es siempre pobre, y lejos de ser delicado y bello, como cree la mayoría, es más bien duro y seco, descalzo y sin casa, duerme siempre en el suelo y descubierto, se acuesta a la intemperie en las puertas y al borde de los caminos, compañero siempre inseparable de la indigencia por tener la naturaleza de su madre Penia.

Pero, por otra parte, de acuerdo a la naturaleza de su padre Poros, está al acecho de lo bello y de lo bueno; es valiente, audaz y activo, hábil cazador, siempre en busca de urdir alguna trama, ávido de sabiduría y rico en recursos, un amante del conocimiento a lo largo de toda su vida, un formidable mago, hechicero y sofista. No es por naturaleza ni inmortal ni mortal, sino que en el mismo día unas veces florece y vive, cuando está en la abundancia, y otras muere, pero recobra la vida de nuevo gracias a la naturaleza de su padre.

Mas lo que consigue siempre se le escapa, de suerte que Eros nunca ni está falto de recursos ni es rico, y está, además, en medio de la sabiduría y la ignorancia. Pues la cosa es como sigue: ninguno de los dioses ama la sabiduría ni desea ser sabio, porque ya lo es, como tampoco ama la sabiduría cualquier otro que sea sabio. Por otro lado, los ignorantes ni aman la sabiduría ni desean hacerse sabios, ya que en esto es la ignorancia una cosa molesta: en que quien no es ni bello, ni bueno, ni inteligente se crea a sí  mismo que lo es suficientemente. Así, pues, el que no cree estar necesitado no desea tampoco lo que no cree necesitar.

Por lo tanto, la sabiduría, en efecto, es una de las cosas más bellas y Eros es amor de lo bello, de modo que Eros es necesariamente amante de la sabiduría, y por ser amante de la sabiduría está, por tanto, en medio del sabio y del ignorante.

Así, pues, en estas fechas, si se van a poner a beber como desquiciad@s, por favor, no se queden dormid@s, o usen preservativos, no somos dioses ni diosas. No queremos más Eros por ahí. Mejor regalen osos de peluche atados a un enorme globo inflado con helio y que flote por ahí, como el amortsss.

Jose Rivera Guadarrama

Jose Rivera Guadarrama

Tiene estudios en filosofía, periodismo, contracultura y montajes alternos, historia del arte y en teoría crítica de la religión. Finalista del Premio de Poesía Andrés Salom, Murcia, España, 2011. Ex Tenebra (2014) es su primer poemario. Considera que hacer apología de la mentira es un acto de purificación.
Jose Rivera Guadarrama

También revisa

mauro 3

El “Ambiente” de Mauro Amicabile en el IPN

  Será el próximo 17 de marzo cuando la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura …

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *