Home / Bienestar / La fisiología del KO

La fisiología del KO

Foto: Internet

Un término muy común en los deportes de contacto que engloba las palabras; fuerza, triunfo y éxito, es el nocaut, que si bien no conforma  la única vía hacia la victoria  en las  MMA o el  boxeo pues el puntaje, la decisión de los jueces o las sumisiones también son importantes, sí le da un estatus al currículum de aquél  sabe cómo lograrlo en cada combate.

Nocaut, en  términos médicos es: “Una lesión física producida por una acción violenta en el organismo”. Lo que nos lleva a un traumatismo cefálico que se determina como… “cualquier lesión traumática de la cabeza por penetración craneal o por aceleración o deceleración inercial demasiado rápida del cerebro en el interior de la caja craneal”.

Así, en las MMA, un rodillazo, una patada o un golpe directo a la cabeza puede producir una contusión o un traumatismo cefálico para dejar fuera de combate al oponente, pero en realidad ¿Qué pasa en esos 8 o 10 segundo de pérdida de la conciencia?

¿Cómo se comporta el cuerpo tras el KO?

Durante el “ataque” o contusión que sufre el competidor en la cabeza, el cerebro  que es un órgano hecho de una masa “gelatinosa”, y que se encuentra “flotando” en un líquido llamado cefalorraquídeo,  “rebota” dentro del cráneo, esa inercia repentina cerebral  en primer lugar causa dolor en la zona del golpe y como síntomas, confusión y alteraciones en la percepción del tiempo.

Así mismo, su consecuencia  produce  un edema (inflamación) del encéfalo pues éste se golpea contra las paredes de la bóveda craneal producto de la fuerza y de la inercia del golpe.

Sin embargo, el nocaut no sólo es exclusivo de un “demoledor” golpe o de una patada “destructiva” como en la UFC, también puede darse el nocaut técnico (TKO).

El Nocaut Técnico

Este segundo tipo de KO se da cuando el árbitro decide que el peleador no puede continuar en combate por encontrarse en condiciones demasiado inferiores a las de su rival, pues el castigo recibido es lo suficientemente devastador.

Cabe aclarar que el nocaut técnico no sólo se origina de los golpes recibidos en la cabeza,  pues hay otro tipo de golpeo que puede hacernos perder la conciencia si son bien colocados,  como el gancho al hígado en el pugilismo y las patadas al plexo solar del Muay Thai o  de Lucha Libre.

Pero en cualquiera de los dos casos, se debe valorar la sintomatología de la contusión generada, ya que esta puede ir de leve, moderada hasta  grave. Entre los síntomas de una contusión leve podemos encontrar un poco de confusión mental, algo de mareos, dolor en la zona del golpe, pero no afecta el equilibrio del atleta, lo cual indica que después de unos segundos, puede seguir, recordemos que el conteo dependerá de la disciplina en la que se compita.

En segunda instancia tenemos  a la contusión moderada que conlleva a la confusión mental, pérdida del equilibrio, pérdida de memoria tras el  traumatismo, posiblemente nauseas o vómitos y a veces pérdida de conciencia por un período no mayor a 5 minutos y en algunos casos las convulsiones o el encamorramiento de las extremidades.

La fatalidad de KO

Cuando se manifiesta una contusión severa los síntomas presentados son; confusión mental que dura más de 5 minutos, pérdida de conciencia que también supera este límite de tiempo, pérdida de memoria más prolongada y posiblemente un aumento de la presión sanguínea, junto con una baja en la frecuencia cardíaca que pone en riesgo las funciones cardiorespiratorias, en estos casos extremos pueden surgir hemorragias intracraneales que deriven no solo en un edema, sino en coágulos que obstruyan los vasos sanguíneos del cerebro.

Cuando las condiciones anteriores se presentan, los focos rojos de alerta se encienden, pues  se interrumpe la correcta oxigenación y nutrición del tejido, aspectos que dan como resultado la muerte de una parte del encéfalo.

Siempre que un deportista de artes marciales mixtas sufre una fuerte contusión, el personal médico tendrá la obligación de valorarlo, y está más que claro, que cuando sólo ha sido un trauma leve, el peleador está en la posibilidad de regresar al combate, pero en cualquiera de los otros dos casos, la batalla tendrá que ser detenida para que el peleador sea atendido pues existe una escala que valora el estado de la conciencia.

Valoración médica

En primera instancia ésta puede ser realizada de forma rápida por el médico durante el enfrentamiento, sin embargo, una vez finalizado y  llegado a las instalaciones correctas como un hospital si el peleador aún no recupera la conciencia se le valora bajo la escala de Glasgow, no importa si el pronóstico fue un poco más “alentador” y se ha recobrado  el sentido.

La escala está compuesta por la exploración y cuantificación de tres parámetros: la apertura ocular, la respuesta verbal y la respuesta motora. El puntaje dado a la mejor respuesta obtenida en cada categoría.  El puntaje obtenido para cada uno de los tres se suma, con lo que se obtiene el puntaje total. El valor más bajo que puede obtenerse es de 3 (1 + 1 + 1), y el más alto de 15 (4 + 5 + 6).

Así que la próxima vez que te toque presenciar un combate podrás comprender mejor la forma en que reacciona el organismo ante el cloroformo que algunos púgiles o peleadores poseen en los nudillos.

Raúl Kero Bazán

Raúl Kero Bazán

Comunicólogo y enfermero, por mi pasado y me presente tengo la facilidad de hablar sobre temas médicos con un enfoque periodístico.Me encantan las artes marciales mixtas
Raúl Kero Bazán

Latest posts by Raúl Kero Bazán (see all)

También revisa

mauro 3

El “Ambiente” de Mauro Amicabile en el IPN

  Será el próximo 17 de marzo cuando la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *