Home / Mundo Marcial / Cultural Fighters / La importancia de las artes marciales en el Socialismo

La importancia de las artes marciales en el Socialismo

Foto: Internet

Cuando se habla de la lucha obrera comunista, los primeros términos que vienen a la mente están más vinculados con la abolición de la propiedad privada, oposición a la industrialización y control de los medios de producción que con la práctica de las artes marciales, sin embargo fueron muchos países de la denominada plataforma roja los que vieron nacer nuevos estilos de combate como parte de sus estrategias políticas y sociales.

Del Systema al Sambo

Rusia vivió un imperialismo zarista desde 1547 hasta octubre de 1917, año en el que el movimiento encabezado por Vladimir Illich Uliánov “Lenin” derrocó a Nicolás II, cuyo régimen se caracterizó por la opulencia en la que vivía la corona, derrotas militares como la que sufrieron en 1905 ante Japón, un trato despótico con el pueblo, hambrunas e inestabilidad económica que fue más notoria tras la desafortunada participación de su país en la Primera Guerra Mundial.

La suma de todos los factores anteriores llevaron al partido bolchevique a buscar la abdicación de Nicolás, lo cual desencadenó posteriormente una guerra civil donde los seguidores de Lenin chocaron con la fracción del Ejército  Blanco antibolchevique, hasta que finalmente en 1922 se da paso al surgimiento de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y con ello cambios estructurales, entre los cuales destacaron la suspensión de la práctica de artes marciales tradicionales como el Systema y el surgimiento de otros como el Sambo.

La era cristiana en Rusia que se mantuvo hasta la entrada del régimen leninista, fue un bastión en aprendizaje del Systema Rukopashnogo Boya  a través de monasterios como el de Troitsko-Siergeva Lavra y el de Otoroch donde  jóvenes guerreros comenzaron el estudio de este estilo de lucha cuerpo a cuerpo para defender sus territorios.

El Systema forma parte importante de las raíces del pueblo ruso, un territorio guerrero que libró batallas importantes a través de guerreros como Yermak Timofeyevich, quien con tan sólo 200 hombres hizo frente a  5 mil elementos del ejército Mongol alzándose con la victoria en el oeste de Siberia.

Sin embargo para 1923 el líder de la revolución bolchevique, decide suprimir la práctica del Systema por ser una expresión cultural que reflejaba la Rusia que él quería dejar atrás y pide a Trotsky formar nueva milicia con efectividad en el combate. Finalmente se dan cuenta que hace falta crear un modelo, ante lo cual  solicitan al instructor de la sociedad deportiva Dynamo de Moscú, V. Spiridonov el desarrollo de un arte marcial para el Ejército Rojo.

Spiridinov junto con el judoka Oschepkov alumno directo de Jigoro Kano y  A. Kharlampiev cimentaron las bases del Sambo, un arte marcial rusa que se el gobierno de ese país hizo oficial hasta 1938. El nuevo método de defensa se nutrió del Karate, Kung Fu, Judo, Ju Jitsu, Boxeo, Muay Tahi, Koch, Chidaoba y Khapsagay, lo cual permitía a los practicantes poder luchar  los mismo con puños, patadas, derribes, que con llaves, luxaciones y trabajo de piso.

La enseñanza tuvo tal éxito que incluso fue enseñado a obreras rusas, pues de este arte se desprenden tres grandes vertientes: Sambo deportivo, Sambo aplicado a la defensa personal y finalmente el Combat Sambo, totalmente militarizado y apto para la guerra.

Tras la muerte de Lenin y el ascenso de Satlin al poder, comienza la persecución a los integrantes del Ejército Rojo y dirigentes de la revolución de bolchevique, por lo tanto Trotsky se exilia en México donde conoce a otros comunistas como Frida Kahlo, David Alfaro Siqueiros y Diego Rivera, mientras que en Rusia el estalinismo censura totalmente la práctica del Judo.

Gracias a que las fuerzas armadas rusas guardaron como un secreto de combate el Systema,  siguió practicándose pero sólo por una élite militar, hoy conocidos como Spetsnaz, agrupamiento que fungieron como escoltas de Stalin y fueron ellos quienes instruyeron a uno de los representantes mundiales Systema más conocidos actualmente, Mikhail Ryabkko.

“Permitir que cien flores florezcan y que cien escuelas de pensamiento compitan”… Mao Tse Tung

El boom del socialismo pasó de la Rusia post-zarista a países como China, siendo Bejing la puerta de entrada a esta corriente política en oriente, así lo documentó Roque Enrique Severiano en su libro “El espíritu de las artes marciales”, cuando menciona que fue en las bibliotecas de esa capital donde se difundió en 1919 el Manifiesto Comunista y los postulados de Marx.

El boom del socialismo pasó de la Rusia post-zarista a países como China, siendo Bejing la puerta de entrada a esta corriente política en oriente, así lo documentó Roque Enrique Severiano en su libro “El espíritu de las artes marciales”, cuando menciona que fue en las bibliotecas de esa capital donde se difundió en 1919 el Manifiesto Comunista y los postulados de Marx.

Pero la consumación del modelo se llevó a cabo con la proclamación de la República Popular de China a través de Mao Tse Tung, dirigente que  daría un vuelco ideológico y político a su país a través del marxismo-leninismo que trastocó la esfera  religiosa y marcial china.

Con la llegada del comunismo,  muchos maestros y monjes practicantes de artes marciales tuvieron que huir hacia Taiwán y Hong Kong, pues la Guardia Roja de Mao perseguía a todo practicante, incluso realizaron saqueos al Monasterio de Shaolin con el objetivo de aniquilar su biblioteca.

Mediante la  implementación de la Revolución Cultural, se suavizó la cacería hacia los artistas marciales, por lo que se creó la Comisión de Cultura Física y Deporte, misma que avaló al Wushu como un estilo afín al modelo comunista y el ejército maoísta adoptó el Sanshou, mejor conocido como Sanda, pues sus movimientos contundentes eran de mucha utilidad para las fuerzas armadas.

Así fue como los xia, que tienen un cierto parecido filosófico con los bushi japoneses fueron neutralizados durante el periodo revolucionario para evitar una posible sublevación y poco a poco adoptaron los enfoques deportivos y de exhibición dentro de sus artes de combate, aunque afortunadamente los sistemas tradicionales como el Kung Fu perduran hasta nuestros días.

Hasta la victoria siempre

Siete años antes de la reincorporación de las artes guerreras a la legalidad en China, el Movimiento 26 de Julio encabezado por Fidel Castro, Raúl Castro y Ernesto Guevara de la Serna “El Ché”, derrocan el régimen de Fulgencio Batista, que había convertido a Cuba en un gran cabaret y abastecedor del sector azucarero al servicio de Estados Unidos.

Si bien los comandantes guerrilleros fueron instruidos en lucha libre por el gladiador mexicano Arsacio “Kid” Vanegas para hacer la Revolución Cubana, y siempre ha existido una tradición pugilísta en la isla, la migración china y japonesa de principios de siglo fomentaron la creación de artes marciales totalmente cubanas, pero con un enfoque muy apegado a la filosofía de oriente.

La presión militar, económica e infiltración de grupos de sabotaje por parte de la CIA en Cuba, orilló al Ministerio del Interior y la Tropa Guarda Fronteras de Guanabo a perfeccionar a sus elementos en defensa personal, por lo que para los años 70 muchos conocían ya de Ju Jitsu, Boxeo y Karate, sin embargo fue el maestro Jose F.  Cuspinera Navarro,quien cimentó las bases del Kansen Ryu, una de las artes marciales de la milicia cubana.

Los años de profesionalismo en el Judo, karate y la  fundación del Kansen Ryu llevaron a Cuspinera a ser Jefe de Compañía y Segundo Jefe del Grupo Especial de las T.G.F., así como parte de los fundadores de la Escuela Nacional de Karate “Mártires Internacionalistas”, la cual comenzó a impartir instrucción del Karate Operativo, estrechamente vinculado con el Kaisen Do practicado en los años 80, ambos estilos surgidos en la patria del prócer  José Martí.

América Latina en la década de los 70´s vivía una etapa convulsa, la lucha contra las dictaduras militares y gobiernos represores, en México algunos grupos guerrilleros en el Estado de Guerrero y en Chihuhua buscaron la ayuda del gobierno Cubano, para poder ser enviados a Pionyang, en Corea del Norte, pues de acuerdo a lo documentado en el libro “El Guerrillero” escrito por el camarada “Ernesto”, era ese país donde se ofrecía capacitación  militar a guerrilleros de distintas partes del mundo en  armas de fuego y lucha cuerpo a cuerpo.

Corea al igual que Japón con los ninjas, tuvo un cuerpo élite de guerreros llamados Hwarang o sulsas, verdaderos especialistas en guerra de guerrillas, cuya presencia se recuerda más durante la época de los 3 reinos, del año 57 antes de Cristo, al 937 d.C., siendo piezas importantes en la unificación de la península coreana, acción que duró hasta el término de la Segunda Guerra Mundial en 1945, pues desde 1905 los nipones ocuparon el territorio a través de un acuerdo de protectorado.

Corea del Norte y su ejército de hierro

Sin embargo al culmino de la Segunda Guerra, Corea termina dividida en dos,  Corea del Norte con un esquema de gobierno comunista afín a China y Corea del Sur, capitalista y vinculado más con Japón, aspecto que influyó en artes marciales coreanos como el Tang So Do co-relacionado con el Kung Fu chino, y el Hapkido emparentado con el Aiki Ju Jitsu Japonés.

A pesar de todos esos rasgos multiculturales y disciplinarios en los estilos marciales coreanos, el Taekowndo norcoreano y  el Wushu chino  ha sido fundamental para el ejército del norte desde la década de los 70  hasta nuestros días, donde el dirigente Kim Jong-un ejerce una especie de régimen stalinista, asiduo a las purgas políticas y sociales.

La adecuación del  TKD como deporte olímpico, representado por la WTF lo ha convertido en el estilo más conocido y comercial de esta disciplina, que dista bastante de la enseñaba militar norcoreana  más parecida a la de  la ITF, la cual  deja en claro que es un arte marcial letal, tanto, que es impresionante ver el nivel de tolerancia al dolor y concentración que han desarrollado dichos soldados, que dominan  técnicas como el puente o la camisa de hierro como si fuesen monjes de Shaolin.

Tras lograr su independencia de Francia, Vietnam tuvo que enfrentar un nuevo desafío, pues Estados Unidos trataría de impedir a toda costa que China tuviese un aliado en el sureste asiático que se uniera al comunismo.

El arte marcial que venció al ejército norteaméricano en Vietnam

Sin embargo la resistencia del ejército Viet Cong y la determinación mostrada por el entonces presidente y  fundador de la República Democrática de Vietnam, Ho Chi Minh, pusieron en serios predicamentos a los norteamericanos, quienes no estaban acostumbrados a la guerra de guerrillas ni a la contundencia del Vovinam Viet Vo Dao, un sistema de arte marcial feroz y con muchos ataques aéreos.

A vista del público mexicano, muchos de los movimientos del Vovinam Viet Vo Dao, tienen un parecido a los ocupados en la Lucha Libre Mexicana, como las tijeras al cuello, el helicóptero y La Mística, aunque en el ring sólo se practiquen de manera deportiva y el Viet Cong en realidad las haya ocupado para aniquilar a sus invasores.

Como expresiones universales, tanto los deportes de contacto como las artes marciales tradicionales han logrado que personajes como Vladimir Putin se haya involucrado en el mundo del Judo y el Presidente Bielorruso Alexander Lukashenko en el Sambo.

Aunque también se han dado casos donde los campeones dejan el octágono para combatir desde un puesto público, como el campeón norteamericano de MMA Jeff Monson, quien adquirió la nacionalidad rusa y se adhirió al  Partido Comunista de la Federación Rusa en busca de lo que el mismo llamó una sociedad con más igualdad.

El instinto de supervivencia y de lucha ha estado presente en la raza humana desde su origen, por lo que no es de extrañarnos que las artes marciales hayan jugado un papel importante en los procesos geopolíticos más importantes de la humanidad.

Para muchos el comunismo fue considerado la dictadura del proletariado, la supresión de los Derechos Humanos de los pueblos que adoptaron ese modelo económico, para otros fue la manera de alcanzar una administración de los recursos equitativa dentro de una sociedad donde pocos tenían mucho y muchos tenían poco, o nada. Lo cierto es que no podríamos entender mucho de nuestro contexto actual sin recapitular la disputa entre países capitalistas y comunistas.

Erik Castillo Cadena

Erik Castillo Cadena

Periodista especializado en cultura, contracultura, política, ciencia y deportes de contacto que ha colaborado como articulista en publicaciones nacionales e internacionales. Practicante de artes marciales, músico, bohemio, un rocker incorregible que esquiva con el bending los embates de la vida, siempre sonriente para el siguiente round.
Erik Castillo Cadena

También revisa

mauro 3

El “Ambiente” de Mauro Amicabile en el IPN

  Será el próximo 17 de marzo cuando la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *