Home / Destacados / La Lucha Libre y su aporte a la Revolución Cubana

La Lucha Libre y su aporte a la Revolución Cubana

Foto: Internet

“El Kid” Vanegas cambió la historia de un pueblo oprimido por la dictadura

Decía el dramaturgo y poeta alemán Bertolt Brecht que “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos”… pero el ingenio de la banda de rock mexicano Botellita de Jerez ha determinado de manera socarrona que los más chidos son aquellos que luchan los domingos entre lances suicidas, llaves y contra llaves.

Pero ¿qué sucede con los hombres que han llevado la lucha a otros terrenos más allá del ras de lona e incluso a una altura que supera la que alcanzan cuando se lanzan en plancha desde la tercera cuerda hacia fuera del ring? Arsacio “El Kid” Venegas fue uno de esos héroes de los encordados mexicanos que marcó la historia de un pueblo oprimido por un régimen dictatorial.

Corrían los años cincuenta y la situación política en Cuba pasaba por momentos críticos, pues la imposición de Fulgencio Batista en el poder tras el golpe de Estado al entonces presidente Carlos Prío Socarrés, trajo consigo la supresión de las garantías constitucionales de los isleños que además eran azotados por la pobreza y la desigualdad social, pues tanto el sector hotelero como azucarero estaban supeditados al manejo y explotación de trasnacionales norteamericanas.

La conspiración contra Batista  que se gestó en México

Posterior a su  separación del Partido del Pueblo Cubano, Fidel Castro y su hermano Raúl inician la lucha armada, sin embargo la operación que realizaron en el Cuartel Moncada resulta un fracaso pues dejó a su paso decenas de muertos y la detención de algunos guerrilleros, entre ellos  Fidel, quien tras 22 meses de prisión recibe en 1955 la amnistía de Batista. En ese mismo año viaja a México para retomar el proyecto de insurrección a través de la célula Movimiento 26 de Julio.

El territorio azteca contaba con todo lo que necesitaban lo rebeldes; relativa cercanía a la isla, un ambiente post cardenista cuyo régimen se destacó por haber priorizado al sector campesino y consolidado su expropiación petrolera, pero también ese halo de romanticismo caudillista engendrado durante la revolución de 1910 que dibujó la figura de los mexicanos como hombres de espíritu guerrero y  luchón similar al que poseía “El Kid” Vanegas.

Un gladiador culto y libertario

Por la venas de Arsacio corría sangre libertaria, su abuelo Antonio fue un lector asiduo de los ideales de José Martí, además del editor del grabador hidrocálido José Guadalupe Posada, cuyas obras son recordadas por formar parte de la identidad nacional pero también por  la carga sociopolítica de las mismas.

Con la llegada de Castro a México la instrucción militar y física se hizo necesaria, Fidel conoce al armero Antonio del Conde “El Cuate” y al gladiador Avelino Palomo cuyo nombre luchístico fue Dick “El Ropero” Medrano, un esteta que llegó a compartir cartel con el “Murciélago” Velázquez e incluso fungió de second de “El Santo” en aquella reyerta histórica realizada en noviembre de 1952 donde el plateado le quitó la capucha al “Príncipe Negro” Black Shadow.

Fidel pidió a Medrano que les enseñara defensa personal como parte del proceso de aprendizaje para hacer la revolución en su país, pero la agenda de “El Ropero” estaba saturada de funciones por lo que les recomendó comenzar su entrenamiento con el “Kid” Vanegas, según lo han dado a conocer fuentes como Box y Lucha.

El entrenamiento de los guerrilleros cubanos en la Ciudad de México

Los entrenamientos relatados por José Nicolás Moragues en el libro “La Revolución Cubana, A través del comandante Arsenio García Dávila” comenzaron con largas caminatas sobre la Avenida de los Insurgentes de la Ciudad de México hasta completar 30 kilómetros en grupos de no más de tres personas, medida que se tomaba como un protocolo de seguridad ya que no querían levantar sospechas.

A medida que sus posibilidades económicas  lo permitieron se incorporaron horas de remo en el Lago de Chapultepec, pues lo que buscaba Vanegas era que sus pupilos aumentaran su capacidad cardiovascular mediante la adaptación a los 2 mil 240 metros sobre el nivel del mar de la capital mexicana.

Ya con cierta condición física, los Castro, Ernesto Guevara de la Serna “El Che” y los demás rebeldes, tenían que subir el Cerro del Chiquihuite, primero con una maleta llena de piedras y un palo que simulaba una metralleta. Pasados los días debieron ascender mientras cargaban a un compañero alternándose por lapsos de cinco minutos, un esfuerzo sobrehumano para Guevara que era asmático.

” Te zafas o te rompo el brazo”

Agazaparse entre piedras, lanzarse pecho tierra sobre la maleza fueron el preámbulo de lo que aprenderían en el gimnasio de la Asociación Deportiva Mexicana ubicado en el número 118 de Bucareli, entre Lucerna  y General Prim.

De acuerdo a lo relatado por Juan Carlos Venegas a un diario de circulación nacional, su tío “El Kid”, tuvo que ocupar un entrenamiento por demás realista ante alumnos reacios como el Che quien le replicó a Arsacio en una sesión “Yo no voy a ser maromero”, acción seguida el gladiador le aplicó una llave al argentino y le dijo “Te zafas o te rompo el brazo”, sin más remedio Guevara reconoció que era necesario aprender los secretos de la lucha libre para la autodefensa sin armas.

Las otras aristas del “Kid”  Vanegas en la Revolución Cubana

“Kid” jugó un papel importante para el Movimiento 26 de julio, pues además de enseñarles lucha libre,  fue el impresor de la propaganda revolucionaria, ya que este contaba con un tórculo del cual salió el documento maestro del Manifiesto número 1 del Movimiento 26 de Julio al pueblo cubano, así como los bonos que se vendían en Estados Unidos para financiar la revuelta.

La casa de este valiente de los encordados se convirtió en albergue de los cubanos insurrectos y también en el lugar donde ocultaron las armas  con las que meses después los comandantes de la Revolución Cubana zarparían en el Granma desde Tuxpan Veracruz hasta la isla.

De las patadas voladoras y los piquetes de ojo a la promoción cultural

Aunque su paso por los cuadriláteros no contó con el brillo de otras saetas del ring con las que compartió carteles, Vanegas pudo medirse con rivales fuertísimos entre los que destacan; Black Guzmán, Blue Demon, El Charro Aguayo y  El  Santo. Su retiro en los encordados fue en 1975 tras el diagnóstico médico de un coágulo cerebral derivado de su quehacer luchístico.

“Kid” falleció en el 2001 a los 79 años de edad, su cuerpo fue velado en el número 27 de la Segunda Calle de Penitenciaría, colonia Morelos, donde vivió de cerca la conspiración contra Batista. Su féretro fue cubierto con la bandera de México y  la bandera de Cuba. Una carta a su memoria escrita por Fidel Castro y otros distintivos enviados por Raúl Castro dieron fe del aprecio y gratitud por parte de los mandatarios cubanos hacia aquél que  les brindó las herramientas para liberar su patria.

Quizás su nombre sobre los encordados no logró firmarlo con letras de oro, pero la historia de la patria cubana le ha inmortalizado no sólo como un luchador  de  patada y trompón, sino como un luchador social, comprometido  también con la cultura, pues los últimos años de su vida se dedicó a la promoción cultural de la obra de Posada exponiéndola en Estados Unidos e incluso en Londres por invitación del gobierno de Inglaterra.

Erik Castillo Cadena

Erik Castillo Cadena

Periodista especializado en cultura, contracultura, política, ciencia y deportes de contacto que ha colaborado como articulista en publicaciones nacionales e internacionales. Practicante de artes marciales, músico, bohemio, un rocker incorregible que esquiva con el bending los embates de la vida, siempre sonriente para el siguiente round.
Erik Castillo Cadena

También revisa

mauro 3

El “Ambiente” de Mauro Amicabile en el IPN

  Será el próximo 17 de marzo cuando la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *